carta de Bassiri

El Movimiento de Liberación del Sáhara

carta de BassiriLa Organización Avanzada para la Liberación del Sáhara -OALS 11 Dependiendo de las traducciones se conoce como Organización o Movimiento y Avanzada o de Vanguardia y algunos autores sustituyen el original Sahara por Saguia el Hamra y Rio de Oro, que figurará mas tarde en el nombre del Frente POLISARIO. P. ej.: Movimiento de Vanguardia para la Liberación de la Saguia el Hamra y Río de Oro. Algunas publicaciones utilizan las siglas MLS en lugar de OALS que aparecen en los documentos oficiales de las autoridades españolas. – fue creada oficialmente en la ciudad de Smara en diciembre de 1969. Su principal líder e impulsor fue Mohamed Sidi Brahim Basir “Bassiri” cuya figura abordaremos más adelante. Constituida como un partido político clandestino, por razones obvias, la organización, conocida entre los saharauis simplemente como el Movimento de Liberación “Harakat Tahrir” o “Munad Dama.

El objetivo de la organización era asegurar la independencia del Sáhara Occidental, evitando su integración total o parcial en España o en cualquiera de los países vecinos. Revindicaba una mejora sustancial de las condiciones de vida para la población nativa y rechazaba la representatividad y el papel que España otorgaba a los Chiuj y la Yemáa. Su estrategia consistía en forzar una negociación con la administración colonial e ir introduciendo cambios que aseguraran una transición de poderes al pueblo saharaui sin la interferencia de terceros países.

La afiliación al partido exigía un juramento 22 Según testimonios, el juramento sería muy parecido a este: “Juro por Dios todo poderoso y su libro sagrado que no traicionaré mi religión ni mi patria Sáhara, y no traicionaré a la Organización que busca la liberación de mi país, Saguia el Hamra y Wad Deheb.” Tomado de Ahmed Abdalahe, M’beirik (2015) El nacionalismo saharaui. De Zemla a la Organización de la Unidad Africana. Tesis Doctoral. Universidad de las Palmas de Gran Canaria. p. 85 de fidelidad sobre el Corán y el pago de una cuota, así como la obligación de dar a conocer en secreto a los allegados la existencia y los fines de la nueva organización. La dirección inicial de la OALS estaba formada por Bassiri, como secretario general, Abdelhay Sidi Mhamed, secretario general adjunto, Salem Lebsir, encargado de asuntos internos, Brahim Gali, afiliación, Sidi Lazaa, tesorero y Salama El Mami, asuntos militares. En cada núcleo de población se elegía a un responsable y a un secretario encargado de la afiliación y las cuotas.

En apenas seis meses desde su creación la organización estaba fuertemente implantada en el norte de la provincia y se extendía también por el sur hasta La Güera. Era especialmente fuerte entre el funcionariado y la clase de tropa nativa, así como entre los trabajadores de empresas de construcción y mantenimiento. Era muy popular entre la juventud urbana, pero entre su afiliación dominaba las personas de edad adulta, tal vez por la obligación de pagar una cuota. La primera mujer que formó parte de la organización fue Salka Dlal, de Smara.

Una alocución grabada de Bassiri circuló como manifiesto fundacional y una versión escrita de la misma en 32 páginas fue entregada al Gobernador General del Territorio, como primer acto reivindicativo.

Las diversas traducciones que se conservan del texto citado muestran un tono moderado en el lenguaje y más que amenazas de movilización contienen propuestas de negociación para establecer un periodo transitorio hacia la independencia en colaboración con las autoridades españolas, además de afrontar mejoras sociales y políticas para la población saharaui.

Los tímidos contactos realizados para recabar la opinión de las autoridades españolas dejaron claro que éstas no estaban dispuestas a hacer concesión alguna a un movimiento que consideraron poco relevante y posiblemente manipulado por Marruecos.

El movimiento se dirigió también a los gobiernos Mauritano y Argelino en solicitud de ayuda, pero esta nunca se hizo efectiva, ya que los sucesos del 17 de junio y la represión que se desató con posterioridad acabaron con los planes de la organización.

Cabe resaltar el carácter cívico, plural y pacífico del movimiento, toda vez que los planes de “carácter militar” tenían como único objetivo la defensa en caso de una invasión marroquí o de una operación militar como la realizada conjuntamente por España y Francia en 1958.

 

 

 

Scroll Up